+593 984 926 421 info@codigo.digital

Debemos entender y aceptar que en los últimos años la mayoría de marcas han cambiado dramáticamente su manera de entender su propio marketing. Está clarísimo que si una marca había pensado en la década anterior que hacer publicidad en radio era una buena idea, hoy en día es muy probable que esa misma marca considere que la mejor manera de obtener resultados es enfocar su presupuesto en marketing digital.

Y de hecho, así es. Hoy en día, definitivamente, invertir en marketing digital es una manera más eficiente que los métodos que tradicionalmente se utilizaban hace 10 o 20 años.

Sin embargo, hay un reduccionismo absoluto en el entendimiento del marketing digital que parece promover que las marcas enfoquen sus esfuerzos en redes sociales, sin la intervención de un especialista que establezca el rol que estos esfuerzos tienen dentro de una estrategia de marketing.

Así, la mayoría de marcas han optado por priorizar su presencia y sus acciones en redes sociales y muchos todavía no han desarrollado su presencia web y consideran que Google es una plataforma más complicada y menos eficiente.

Pero desde un punto de vista estratégico, es importante tener claro que la presencia web y la inversión en motores de búsqueda representan una fase más básica en marketing digital que la presencia o cualquier otra acción en redes sociales.

Las mayor parte de marcas han entendido las redes sociales como una manera más fácil de ejecutar acciones de marketing por sí mismas. Este entendimiento, de hecho, es correcto. Pero resulta prematuro en la mayor parte de casos porque la marca carece de los activos digitales necesarios para integrar estas acciones en un método más estratégico.

Es decir, algunas marcas prefieren diseñar una publicación en redes sociales (como Facebook e Instagram) y captar a sus posibles clientes a través de las reacciones y comentarios de los clientes. Puede funcionar, quizás. Pero debe quedar claro que este tipo de estrategia es la más simple y obvia.

Desde un punto de vista estratégico, lo más simple y obvio rara vez es lo mejor.



Las marcas que han optado por un modelo más estratégico, así como otras en tu competencia que ya podrían estar trabajando con un experto, usualmente se basan en generar relaciones con posibles clientes a través de respuestas alineadas a su estado de necesidad.

Si tú puedes entregar soluciones digitales a estados de necesidad previos a la compra, es mucho más probable que tu cliente esté dispuesto a realizar una compra cuando su estado de necesidad lo demande.

Pero si tu posible cliente no está atravesando la fase más crítica de su necesidad, es poco probable que logres cerrar una venta meramente a través de redes sociales.

Cuando las marcas no obtienen el retorno esperado de sus acciones en redes sociales, tienden a pensar que esa estrategia simplemente no sirve y que es preferible regresar a lo que se hacía hace 10 o 20 años. Imprimen roll-ups y hojas volantes, le pagan a alguien más por estar en una pantalla o se frustran y dejan de invertir en marketing.

La solución ideal es que sigas aprendiendo cada vez más de marketing digital. De preferencia deberías buscar aprender mucho al respecto antes de realizar inversiones en pauta en redes sociales.

No creas que tener una página web o utilizar los servicios de Google no es necesario. La verdad es que Google te puede entregar mucha información sobre cómo las personas se relacionan a través de sus búsquedas con el servicio o producto que ofreces.

Y te entregan esta información gratuitamente. Es información que puede resultar muy útil para construir tu presencia web y para articular los mensajes de tu marca en todos sus canales.

Para seguir aprendiendo más de marketing digital, te recomiendo que sigas utilizando este medio o que nos sigas en redes sociales. Para eso sí sirven muy bien.

Esteban Muirragui

Esteban Muirragui

Consultor en Estrategia y Marketing Digital

Psicólogo, Estratega y Especialista en Marketing Digital, graduado en la Universidad San Francisco de Quito, la Asociación Española de Psicología Conductual de Granada y el IEBS de Barcelona. Fundador de Código.Digital como una comunidad de estrategas, artistas y especialistas en comunicación.