+593 984 926 421 info@codigo.digital

Hace pocos días, vi algo en Facebook que me resultó fascinante. Era una publicidad en video de una compañía que se especializa en storytelling – la sub-disciplina de la publicidad moderna a través de la cual se estudia y se domina las diferentes técnicas a través de las cuales se puede contar buenas historias.

Si bien muchos profesionales del marketing y la publicidad asocian el storytelling a factores que pueden relacionarse más a la ejecución creativa, o incluso a la producción de materiales audiovisuales, escuché una idea fundamental en este video que ahora me hace pensar que el storytelling es una habilidad que tiene mucho mayor peso estratégico que el que había considerado anteriormente.



Esta idea puede expresarse de manera sencilla a través de la siguiente pregunta: ¿quién es el héroe de tu negocio?

La mayor parte de personas pensarán que ellos, o los dueños del negocio en el que trabajan, son quienes están llamados a ser los héroes de su negocio. Quizás tiene sentido desde la pro-actividad que se espera de quienes son responsables de un negocio, como dueños del mismo. Quizás si es que hay un problema serio, quien está llamado a “salvar” el negocio, es el dueño.

Pero desde un punto de vista de storytelling, el dueño del negocio no es el héroe del mismo. Apenas queramos pensar en el marketing que vamos a utilizar para construir un flujo de clientes hacia el negocio, es importante entender que el verdadero héroe de la historia es el cliente, y no la marca o sus dueños.

Esto no es un concepto nuevo, en realidad. Desde hace muchos años que he escuchado y jugado con la idea de utilizar estos arquetipos jungianos (patrones arcanos que emergen desde el inconsciente colectivo) para la construcción de historias o marcas. Pero cuando lo entendemos desde la intención de captar ese flujo de clientes, está claro que el arquetipo del héroe está presente en todas las personas y que, por lo tanto, puede utilizarse para conectar con casi cualquier persona.

No ocurre lo mismo con otros arquetipos jungianos, como el viejo sabio o el demonio, porque si bien son patrones significativos y poderosos que pueden utilizarse para contar historias muy profundas y relevantes, las personas inevitablemente son menos propensas a identificarse a sí mismas con estos arquetipos, en comparación con el arquetipo del héroe que permanece más o menos constante para todas las personas, hoy en día.

Pero suficiente análisis. Lo auténticamente interesante está en cómo puede utilizarse este concepto del cliente como héroe frente al negocio, para desembocar en un método estratégico de marketing que puede utilizarse para conectar con un amplio número de personas con necesidades que pueden satisfacerse desde casi cualquier industria.

He construido el siguiente esquema que brinda una idea básica respecto a cómo puede estructurarse un esquema de trabajo estratégico, relativamente sencillo, para utilizar la historia del héroe y construir historias que luego pueden entrelazarse y desplegarse en una campaña de marketing:

Héroe en marketing

El análisis del cliente debería conducirnos a su historia de héroe personal. Es importante que generemos el retrato más sencillo y conciso de su historia para luego retratarla a través de un despliegue de medios.

El objetivo que perseguimos en Código.Digital es precisamente implementar este tipo de esquemas sencillos que buscan generar un flujo constante de nuevos clientes para negocios o proyectos emergentes que todavía no descubren su verdadero potencial. Adicionalmente, nuestra misión es manejar este tipo de esquemas porque consideramos que si un negocio logra construir ese flujo de clientes, quizás ni siquiera necesita una operación de marketing más compleja, y evitándola puede ahorrarse mucho dinero, mucho desgaste y mucho tiempo, que es lo más importante.

Para cumplir nuestra misión, nos preguntamos quién es el héroe de nuestro negocio y la respuesta está clara.

Nuestro cliente es el héroe. No nosotros.